Scroll to Content

Los discursos y las consignas muchas veces esconden verdades o confunden a las audiencias, quienes influenciadas por el carisma y la emoción pueden a atender llamados como el que ha hecho un grupo de españoles que son de Cataluña.

Desde el punto de vista legal es muy importante que se revisen, por ejemplo, aspectos como la promesa de que los ciudadanos de Cataluña al lograr su independencia de España, mantendrían la ciudadanía europea. El tratado de la Unión Europea en su artículo 9 dice que solo podrán ser ciudadanos europeos aquellos que tengan la nacionalidad de un estado miembro, significa que un ciudadano español tiene esa prerrogativa porque España es un estado miembro de la Unión; más no así uno que pertenezca a un estado que no forme parte de ella. Está claro que jurídicamente la nacionalidad se refiere al país y la ciudadanía europea se refiere a la Unión. Así la ciudadanía se suma a la nacionalidad sin llegar a sustituirla.

Existe mucha confusión en la población en cuanto a quienes se han dedicado a crearla para favorecer el movimiento independentista.

De la misma forma en el discurso se apunta a grandes beneficios desde el punto de vista económico, al oírlos cualquiera apostaría por una vida con mayor bienestar que el actual, puesto que, en este momento según esta posición, España se lleva todos los beneficios dejando maltrecha la economía catalana.

A continuación, algunas apreciaciones para que te forjes tu propia opinión:

hombre disgustado

Perder un 20% de su PIB no es algo que ningún país quiera para sí. Según un informe publicado por Credit Suisse, de independizarse esto es lo que pondría en juego Cataluña de salir de la comunidad europea, esto es algo muy alejado de las promesas que han hecho quienes están en favor de la independencia.

Como el euro sería una moneda extranjera, el propio informe rebela que su competitividad se vería muy disminuida. ¿Qué podría ocurrir? Puede pasar lo mismo que sucede con Kosovo y Montenegro que no forman parte de la zona euro; pero la economía se mueve con el euro, funciona como si fuera su moneda nacional.

La banca en Cataluña estaría al margen de cualquier necesaria refinanciación hecha por los mecanismos del Eurosistema. Con lo cual sobrevivir a una crisis como la vivida desde 2008 dejaría al recién independizado país minusválido y con pocas posibilidades de superarse, eso significa que sus ciudadanos tendrán en sus hombros el peso de la decisión de haberse independizado.

banco central europeo

Mecanismos de desarrollo económico como el uso de los fondos estructurales y para inversión que son impulsados por la Unión con la finalidad de crear empleo y avanzar hacia una economía sostenible les serían ajenos. Desde 2014 Cataluña cuenta con una partida para tales aspectos por un monto de 1.400 millones de euros, el término de este apoyo alcanzaría hasta 2020, es obvio que estos recursos tan importantes en estos momentos de recuperación se dejarían de percibir.

Además, también se quedarían por fuera del Mecanismo Europeo de Estabilidad, que cuenta con 50 millones de euros para entre otras cosas evitar las quiebras y darle sostén al sistema financiero.

Son muchas las desventajas que, desde el punto de vista económico, financiero, de seguridad, social, por solo mencionarse algunos tendría la eventual decisión de que Cataluña se haga independiente. La arquitectura legal que está detrás de todo deja a los propulsores de este movimiento sin opciones reales de evitar un descalabro social en el mediano plazo en la región.

Escrito por: