Scroll to Content

Es muy común que se busque resolver los problemas por vías que a simple vista resultan más fáciles o menos costosas, a fin de cuentas lo que siempre se busca es resolver las cosas de manera rápida y barata.

Hace unos días estando en el banco escuché a una señora haciendo una reclamación airadamente, tenía yo a alguien a lado que acudía por lo mismo, me comentó que venía a reclamar los gastos de la hipoteca y se le veía un tanto ansioso. Mientras esperábamos turno le pregunté si me podía hablar del asunto y eso fue como quitarle un peso de encima a aquella persona que apenas acababa de conocer, su rostro mostro una relajación inmediata y empezó a contarme su caso.

Resulta que él había hecho una solicitud hacía algún tiempo para adquirir una vivienda, para él, su pequeño hijo Manuel y Rosa, su esposa. Habían visto la propiedad y cubría perfectamente las necesidades que ellos tenían.  Era un hombre de apariencia amigable y muy locuaz. Mientras seguíamos esperando me decía que le parecía muy justa la decisión que había tomado el Tribunal Supremo, en relación al pago que injustamente les había correspondido pagar por el papeleo para obtener la hipoteca. Yo como no tenía ninguna hipoteca, ni había pedido ningún préstamo, la verdad es que no estaba muy al tanto de la situación. Lo cierto es que Laureano, como se llamaba, comenzó a decirme que había solicitado al banco 150.000 Euros, la propiedad le costaba 180.000 y además de eso, bueno tenía que pagar los gastos del papeleo que se generara para poder tener el dinero prestado.

formalización gastos

La figura usual, en estos casos, es un crédito hipotecario y el accedió, aunque le pareció injusto, que además de tener que pagar intereses, también tendría que pagar por el papeleo. Pero como bien supo decir, la banca nunca pierde, cobran por todo y si necesitas el dinero, entonces aceptas porque no queda de otra. El asunto es que por el monto que solicitó tuvo que pagar entre registro de la propiedad, el notario y los actos jurídicos documentados, un total de 3.100 Euros. Y me decía, poder recobrar esa cantidad le resultaba muy conveniente en estos momentos por los que está pasando la economía del país.

Su razonamiento me pareció muy lógico, es verdad que la banca nunca pierde y los consumidores de sus servicios terminamos pagando todo. Pero me sorprendió mucho la respuesta que me dio cuando le pregunté si algún abogado o algún experto lo estaba asesorando. Fue un rotundo no, ¿Para qué?, agregó. Pues le dije que para que le orientara debidamente, cuando se emprende una acción legal, lo lógico es que uno recurra a un especialista y me mencionó que un amigo le había dicho todo lo que tenía que hacer. Casi que no aguanto la risa, cuando le pregunté si el amigo sabía algo de leyes y me respondió con la mayor naturalidad, todo me lo dijo un carpintero que está haciendo unos arreglos en casa. Solo pude replicarle que si creía que era la persona correcta para que lo asesorara; pero no pudo contestarme porque le tocó el turno para hacer su reclamación. 

reunión en el banco

Al llegar mi turno, me tocó ir al escritorio de la ejecutiva que casualmente había atendido a Laureano, Lo primero que me preguntó fue si estaba allí por la reclamación de formalización de hipoteca, le dije que no y de inmediato con su lenguaje corporal me indicó que le complacía que no fuera esa mi razón de visita al banco. Antes de decir otra cosa, me dijo que el señor que se acababa de levantar no tenía ni idea de lo que estaba reclamando, no sabía siquiera que debía hacer una reclamación en el servicio de atención al cliente de la entidad bancaria, le dije que lo hiciera y enfadado me dijo que este banco era de lo peor, que él pensaba que le devolverían su dinero y ya, que un especialista le había indicado que su dinero le sería devuelto porque así lo ordenó el Tribunal Supremo; luego de eso se disculpó por haberse desahogado conmigo y finalmente pude hacer mi diligencia.

Pobre Laureano, pudo haber acudido a un abogado y este especialista le habría guiado correctamente con su muy justificado reclamo. ¿Cuántos como Laureano hay buscando solucionar sus problemas de esa misma manera?

Escrito por: