Scroll to Content

La habilidad para aprovechar el momento e incorporarse a la vía de las nuevas tecnologías es un asunto de inteligencia.

Muchas empresas dedicadas al ámbito de la ley ya han reconocido que su falta de inversión en tecnología las coloca en una posición de desventaja para competir en el mercado de hoy. Su visión tradicional de aversión al riesgo ha supuesto la profesión legal a distancia de  las nuevas tecnologías.

Al tiempo que más firmas de abogados se familiarizan con lo que  demandan los clientes ligados al mundo tecnológico, enfrentan la competencia, que en rentabilidad es la primera industria del mundo, como lo es la contabilidad, ahora ellos ofrecen servicios legales y llevan un paso adelante a las firmas de abogados.

CreaciónSon muchos los frentes en los que hay que trabajar, tecnología, inteligencia artificial, biotecnología, banca, finanzas, entre una variada gama de opciones. Un estudio realizado por Deloitte, ha llegado a conclusiones en las que la tecnología ya está dando lugar a la pérdida de empleos en el sector legal del Reino Unido y algunos puestos de trabajo podrían ser automatizados dentro de las próximas dos décadas. Aunque no se verán cambios  dramáticos, veremos transformaciones importantes y que gradualmente se irán presentando, por ejemplo,  en áreas como la forma en la que los documentos serán revisados.

Mucho se habla de la Inteligencia Artificial (IA), se dice que esta permitirá que los abogados se centren en lo complejo, en el trabajo de mayor valor. Un ejemplo podría ser Pinsent Masons, cuyo sistema TermFrame, emula el proceso de toma de decisiones de un ser humano. TermFrame, guía a los abogados a través de diferentes tipos de trabajo mientras se conecta a las plantillas correspondientes, documentos y precedentes en los momentos adecuados. Aunque no se habla de la extinción de los abogados; la IA está por convertirse en una forma muy eficiente de resolver muchos problemas.

Otra aplicación es el programa de AI Verifi Linklaters, que puede tamizar a través del Reino Unido y 14 registros de reguladoras europeas, la información necesaria para comprobar los nombres de cliente para los bancos y puede procesar miles de nombres durante la noche. Un abogado junior, necesitaría un promedio de 12 minutos cada uno solo para buscar el nombre de un cliente. ¿Eso es eficiencia verdad?

JusticiaEl tiempo para redactar un documento caerá de tres horas, que son las que se toma un abogado en promedio, a tres minutos con la IA. Otras empresas están utilizando inteligencia artificial de ejercicios de descubrimiento en litigios, que pueden implicar horas de laboriosas búsquedas documento de Word.

El software de ThoughtRiver utiliza AI para escanear e interpretar información de todos los contratos escritos utilizados en las evaluaciones de riesgos comerciales y la presenta en un cuadro de mando central en línea que permite a los clientes evaluar el riesgo con mayor facilidad. Este es el futuro, soluciones rápidas y efectivas para resolver los problemas y darles el tiempo y dedicación en función de su impacto en los clientes.

Escrito por: